INDAP Y MUNICIPIO DE PETORCA LANZAN NUEVA RUTA TURÍSTICA “DONDE EL DIABLO PERDIÓ EL PONCHO”

Cuenta la leyenda que el Diablo nació en la Mincha / en Choapa se hizo minero / en Chalaco perdió el poncho / y en Carén dejó el sombrero. / La Santa Cruz lo ahuyentó / de las minas de Putaendo / y San Miguel lo pilló / en Petorca remoliendo...

Las historias vinculadas al Diablo -el malulo, el coludo, don Sata- abundan en las otroras tierras de La Quintrala. Petorca, que en mapudungun significa picotazo, tiene un pasado ligado a la minería y a sus supersticiones. En dicho valle todavía existen múltiples yacimientos de oro y cobre que en siglos pasados fueron el principal sustento de su población. También su historia es cercana a la religiosidad, pues en 1620 los jesuitas se instalaron en la zona y construyeron la famosa Iglesia de la Merced (1640). Según la leyenda local, fueron precisamente sacerdotes de esta congregación quienes persiguieron varias veces al demonio por esos lares y en una ocasión éste escapó hacia los cerros a través de una escalera de piedra que luego dejó al revés para que no lo pudieran alcanzar.

También cuentan que para un Año Nuevo el Diablo, luego de tomar unas copas demás y pagarles la cuenta a todos los presentes, perdió su poncho en Chalaco, otro de los sectores de la comuna que forman parte del nuevo circuito de turismo rural “Donde el Diablo perdió el poncho”, creado por el municipio de Petorca e INDAP para destacar los atractivos de la zona: Tradiciones gastronómicas, artesanía, paisajes y petroglifos.

Todo esto con el propósito de impulsar el desarrollo turístico sustentable, rescatar y valorizar la identidad local y puesta en valor del patrimonio histórico y arqueológico de nuestra comuna